Observatorio Latinoamericano de Geopolítica

http://geopolitica.ws

Intervención ilegal en Haití es prolongada por Parlamento uruguayo

En el próximo martes (24 de julio de 2007) se encierra el permiso para que las tropas uruguayas, con cerca de 1.100 soldados, se queden en Haití como parte de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH, sigla en francés). La fecha retomó una discusión en el Senado del país que tiene distintas opiniones sobre el tema. Los cascos azules de la ONU, como se conoce los soldados de la Misión, son acusados por organizaciones de derechos humanos de violar los DD.HH. y asesinar inocentes en Haití.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, a pedido de los EE.UU. solicitó que el Congreso prorrogara la presencia de las fuerzas militares uruguayas en el contingente de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) por más 12 meses. Pero los parlamentares la desecharon y acordaron en mantenerlas por 150 días hasta que el Congreso debata mejor el asunto y tome una conclusión definitiva.

Hay sectores de la coalición del propio gobierno que quieren retirarlas. Las razones para hacerlo no son pocas, pues las llamadas fuerzas de paz de la ONU vienen cumpliendo un papel muy destructivo en Haití. En enero de 2006, luego que el parlamento uruguayo aprobó el envío de las tropas, se produjo la primera matanza de haitianos. En diciembre de 2006 hubo la segunda y un mes después, en enero de este año, la tercera. Los soldados de la MINUSTAH no se quedaron heridos, pero decenas de haitianos, que las “fuerzas de paz” insisten en llamar de criminales, sí lo quedaron.

A las tres de la madrugada del 22 de diciembre, 400 soldados comandados por oficiales brasileños asaltaron con blindados Cité Soleil, un barrio habitado por la población más pobre de Puerto Príncipe. Durante la invasión ellos fueron apoyados por helicópteros que disparaban sobre la población que sólo podía se refugiar en sus precarias viviendas. Con la excusa de combatir “las bandas criminales”, la Misión de las Naciones Unidas dejó entre 30 y 70 muertos.

En 24 de enero de este año, la Misión hizo más víctimas. De esta vez la mayoría fue de niños. El comando militar de la MINUSTAH dijo que las muertes fueron involuntarias y con el fin de delimitar el terreno de acción de las bandas armadas y criminales, pero el pueblo dijo que no hubo enfrentamientos y que fueron atacados mientras dormían.

La MINUSTAH llegó en Haití en junio de 2004, cuatro meses después de un golpe de Estado que retiró del poder el presidente electo por el pueblo Bertrand Aristide. Aristide acusa un grupo de marines estadounidense de lo obligarlo a renunciar. La actitud de los marines constituyó en una violación de la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA).



Publicado en Adital -17 de julio de 2007

Última modificación: 19 de julio de 2007 a las 13:40
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.